LA PERSONALIDAD DEL ABOGADO

octubre 28, 2009


Muy pocos tienen idea clara de lo que significa ser abogado, cuando menos en su principal acepción, no obstante que el licenciado en derecho tenga un amplio abanico para poder interactuar con dicha profesión.

El sentido mas propio del abogado consiste en aquel que representa y aboga por otro ante los tribunales. También es cierto que el actuar profesional puede extenderse a diversos y múltiples campos de la actividad humana.

 El distinguido abogado F. Lee Bailey, opina en su obra “El Abogado Litigante” que el abogado debe reunir determinadas cualidades que le permitan o que lo distinguen claramente de los demás profesionistas como son su estructura mental, lenguaje, cultura, memoria, entre otras.

Opina que el abogado pueda desempeñar diversas actividades como intérprete de la ley, en la redacción de documentos, conciliador, mediador, árbitro. Sitúa a estos gestores en un plano inferior al abogado litigante, el cual dice, es el que maneja la evidencia a través de la prueba en un proceso jurisdiccional ante un Juez y frente a la contraparte para obtener una resolución en el litigio.

De a cuerdo con el principio de que “el que puede lo más puede lo menos”, el abogado litigante debe estar capacitado para desempeñar las actividades de los gestores, conciliadores, mediadores y árbitros, más no a la inversa, ya que el litigio es en si una especialidad que no todos los licenciados en derecho ejercen.

La razón tal vez sea que se requiere un raciocinio sistematizado en el cual se utilice el silogismo, la lógica, iniciativa, imaginación, sin dejar a un lado la intuición humana; estudios de derecho, leyes, sociología, psicología, entre otros; un conocimiento mas que básico del lenguaje que permita el uso de la propiedad de la palabra a fin de que se expresen las ideas o conceptos de una manera fiel y precisa a fin de evitar equívocos y malas interpretaciones; elementales conocimientos de gramática; etcétera.

Si consideramos que el abogado litigante es en muchos sentidos, productor, director y actor principal de un drama humano en el cual se encuentran en juego circunstancias muy reales, se requiere también que obtenga y fomente algunas habilidades que se adquieren a través de la experiencia y el tesón de la práctica. Recomienda dicho autor que el abogado debiera jugar ajedrez, ya que el juego ciencia o juego de reyes como también se le conoce tiende a entrenar la mente en una lucha de inteligencia con un rival a través de la pelea de dos ejércitos o partes como si fuera un litigio. Todos sabemos que el ajedrez es propio de personas inteligentes con un coeficiente intelectual superior al común ¡he ahí a los grandes maestros del mundo ajedrecístico como Gary Kasparov, Bobby Fischer, Boris Spassky, Paul Morphy, Lasker, Capablanca, y muchos más.

FUENTE: http://www.expresionhispana.com/La%20Laguna/VIDA%20Y%20DERECHO/Ultimo/

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s