ROL DEL ABOGADO MODERNO

julio 29, 2009


NORMAS DE VIDA Y CONDUCTA PARA EL ABOGADO

Según Guillermo Cabanellas.-  El abogado es aquel que con título universitario legítimo y la habilitación profesional, ejerce la abogacía. Es el licenciado,  perito en derecho positivo, que se dedica a defender a otro en juicio sea por escrito o de palabra, los derechos e intereses de este.

Según Osorio.- Abogado viene del latín ADVOCATUS = LLAMADO a quien se llamaba para asesorar en los asuntos judiciales o para actuar en ellos. Abogar equivalía a defender en juicio o de palabra o entender a alguien hablando en su favor.

HISTORIA DEL ABOGADO

Viajando a través de las páginas de la historia llegamos hasta la época del auge de Grecia donde según los escritos de la época aparecieron los primeros abogados, posteriormente y tras ese legado (como la mayor parte del derecho) el imperio romano  destacó esta profesión. En el comentario de Cabanellas; en las escrituras bíblicas a partir del nuevo testamento, Dios envía a su Hijo Jesucristo para que sea abogado de nosotros, quien dio su vida como justo  precio por salvar nuestras almas del castigo eterno. (ver evangelios Mateo, Marcos , Lucas, Juan).

Pero volviendo al tema, en Atenas Grecia,  surge la primera escuela del foro y su impulsor Perícles  se constituye en el primer abogado profesional, pues los griegos al momento de comparecer  ante los tribunales, acostumbraban solicitar la intervención de famosos oradores o amigos  a objeto de impulsar su pretensión y mejorar su defensa.

Se dice que en Roma, las mujeres desempeñaban la profesión de abogado hasta que les fue prohibido el ejercicio, por edicto del Emperador,  pues; existía en ese entonces una Señora llamada Caya Afrania quien  se dice, tenía  un genio y viveza especial para enervar al Pretor con la violencia de sus arengas o intervenciones, de ahí; solo se les permitió a las mujeres abogar por si mismas.

En cuanto a la vestimenta, el traje de los abogados de la época, era similar al de los senadores pero sin el cinto , mas bien era una toga blanca y la edad mínima requerida para desempeñarse era de 17 años. Los nombres de los abogados autorizados para actuar en los tribunales se inscribían en una tabla por el orden correlativo de su admisión y de igual forma podían ser borrados de ella (lo que era similar a la capitis) por IUSTA CAUSAE o por faltas graves.

ASPECTOS QUE DEBEN CARACTERIZAR AL ABOGADO

Estos seis aspectos deben ser gravados en letras de fuego en el corazón y pensamiento de los abogados y son a saber:

1)    Intelectuales.

2)    Físicos.

3)    Emocionales.

4)    De su lugar de trabajo.

5)    Social.

6)    Idioma.

1) Intelectuales:

El abogado, por su mismo nivel de formación, debe tener un estilo especial al hablar, dominando siempre la ética profesional, debe contar además, con un  sistema de valores definidos, así como tener un estado psicológico estable; asimismo el abogado debe tener una filosofía social propia y sobre todo ser muy culto, mas aún, debe “saber mucho de todo”. En cuanto se refiere al derecho, este debe ser constante en sus estudios y actualizarse siempre sobre nuevas leyes, decretos y reglamentos, además; dominar las leyes sustantivas  procesales y especiales, utilizar lenguaje forense en sus escritos, ser amable con sus clientes y sobre todo  tener un amplio  dominio de las relaciones humanas.

2) Físicos:

El abogado no debe vestir de manera escandalosa, sino mas bien moderado, discreto, elegante, estar siempre bien afeitado, bañado y peinado, no importa su aspecto  físico pues su cualidad intelectual puede compensar su desventaja.

Un buen abogado no debe fumar, al menos no en su bufete, ya que ello le traería desconfianza por parte  de sus clientes y mucho mas aún si le gusta el alcohol.

Es importante que el abogado se mantenga en línea, haciendo ejercicios y erradicando por completo la vida mundana que practican algunos malos abogados.

Recuerde que un abogado, debe evitar andar desgarbado, ya que no es un bohemio sino un letrado.

3)  Aspectos Emocionales:

El abogado debe ser tranquilo, no mostrarse agresivo con sus clientes y menos con los contrarios, debe actuar con mucha inteligencia y ser muy hábil  en cualquier actuación legal, tolerar y escuchar a sus clientes, nunca abandonarlos a su suerte, un abogado debe tener sentido común, así como sentido del humor y ante todo, evitar en el trabajo las inestabilidades emocionales.

4) De su lugar de trabajo:

La oficina de un abogado debe ser llamativa, sin pecar de suntuosa, limpia e impecable, sobre todo bien ordenada, ofrecer comodidad a los clientes, así como tener literatura amena para los mismos. Debe contar además, con buenos secretarios, pasantes diligentes y educados que posean amplios conocimientos de derecho y trato a la gente, pues el éxito del bufete también depende de ellos.

5) Social:

En todo lo que sea relaciones sociales,  el abogado debe comportarse conforme a las reglas  del trato social, ser educado y cortés en sus reuniones, dominar las  reglas de etiqueta y en cada reunión guardar bien sus secretos profesionales.

6) Idioma:

Por las características del derecho actual  y la “globalización” que implica la desaparición virtual de las fronteras en el mundo, por la creciente actividad comercial internacional y otros aspectos sociales, el abogado está obligado, por lo menos; a conocer un idioma nativo de su región  y uno extranjero, a parte del castellano, esto hará que su  firma tenga mas relevancia, su opinión sea mas respetada y su espíritu para entender las distintas realidades geográfica sociales, sea mas amplio y por supuesto que ello redundará en que este profesional tendrá mayor clientela.

CONCLUSIONES

Quiero rescatar algunos puntos muy importantes  de las Normas de Ética para el Abogado (las que debieran ser de cumplimiento obligatorio y control jurisdiccional permanente por parte de todos los Colegios de Abogado de cada Departamento) las cuales deben ser grabadas con letras de fuego en el corazón de todo el que anhele el ejercicio de las leyes y de todo aquel que tiene el emblema de la abogacía como profesión y oficio y estas son a saber;

v  El Derecho se transforma  constantemente con la complicación de la vida política  y social que obliga a un mayor conocimiento de sus normas, el derecho ocupa la cúspide en la jerarquía de los valores del espíritu.

v  La abogacía es una ardua fatiga puesta al servicio de la justicia, pues de cada cien asuntos que pasan por el despacho de  un abogado, cincuenta por lo menos, no son judiciales; entonces, se trata de dar consejos  y orientaciones en materia de negocios, de familia y otros, a fin de prevenir conflictos futuros.

v  El crédito de un abogado no viene de los pleitos que gana, sino de los que evita, porque “la abogacía moderna, como la medicina; se va haciendo cada día mas preventiva que curativa” y con frecuencia se oye decir: mas vale un mal arreglo que un buen juicio y téngase presente que el abogado tiene derecho a cobrar honorario  por el arreglo de escrito en que haya intervenido y que le ha demandado trabajo y varias horas o de días.

v  El abogado debe poseer serenidad que es atributo de los seres superiores, fortaleza y paciencia para soportar las injurias y amenazas del adversario.

v  El abogado NUNCA debe prometer el triunfo a su cliente, ni fingir una convicción que no tiene, ya que el resultado de un pleito depende de diversas circunstancias y factores que no es posible prever; cuando mas le anunciara que: “probablemente podrá contarse con la victoria”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s