ASPECTOS A CONSIDERAR DURANTE EL PROCESO DE DIVORCIO.

agosto 12, 2009


Premisas y Supuestos

 El divorcio plantea exigencias extremas, ya que las parejas deben reorganizar sus relaciones durante la separación y después de ella.

Encontrar intimidad dentro de otros marcos y, al mismo tiempo, mantenerse intensa o periféricamente involucrados con los hijos.

Deben hacer frente a toda una gama de sentimientos ( pérdida, ira, culpa, alivio ).

 Buscarán conservar o recuperar la confianza en sí mismas:

–         podrán atender las necesidades de sus hijos sin ayuda del ex – cónyuge

–         serán capaces de sobrellevar los errores que se cometen inevitablemente durante el proceso de reorganización familiar.

 Tanto la pareja como los hijos deben modificar rápidamente sus relaciones con las redes sociales ( propias o compartidas ).

A veces la familia se tiene que adaptar a un cambio radical en su posición socioeconómica. Estos cambios afectan los niveles de estrés de niños y adultos.

Los divorcios en los que los padres no logran proteger a sus hijos de sus disputas son los considerados “ divorcios difíciles “

 Deberá procurarse que los esfuerzos sean dirigidos a que el padre y la madre reorganicen sus relaciones recíprocas y con sus hijos, dando prioridad al bienestar de los hijos.

 Tratar de estar conciente de la realidad a enfrentar durante el divorcio y después de él.

 Parte del trabajo emocional consiste en llorar las perdidas ocasionadas por el divorcio, pero globalmente el esfuerzo estará en enfrentar los cambios fundamentales.

 La familia no es una comunidad de iguales y dentro de la jerarquía familiar, los niños son verdaderamente más vulnerables que los adultos.

 Es de vital importancia que ambos progenitores continúen responsabilizándose por sus hijos, pese al cataclismo que ellos experimentan en su vida, por lo que pareja tratará de mejorar su relación de progenitores, contraponiéndola a su relación de cónyuges. Quienes lo consiguen demuestran poseer una capacidad de dominio de su desavenencia.

 El divorcio disuelve la antigua familia y crea nuevos subgrupos.

 En los casos de desavenencia insuperable que acompaña al divorcio, obedece a que los esposos, en sus esfuerzos de derrotarse el uno al otro, calculan mal el efecto de sus acciones, intenciones y sentimientos manifiestos que tendrá en su cónyuge.

 El meollo de un divorcio difícil puede ser un error de cálculo, cometido al tratar de resolver un problema humano durante la tortuosa búsqueda de la equidad:

–         Reducir al mínimo los errores de cálculo.

–         Apoyar la razón y domar la veleidad

–         Ayudar a los padres a visualizar y anticipar las consecuencias de su conducta.

 Crisis de pre-separacion

 La pre-separación es una etapa más o menos prolongada, en la que no acaban de decidir si romperán o no la relación. Algunas parejas se empantanan en ese decidirse o no decidirse y acuerdan no tomar la decisión con la esperanza de que el tiempo por sí solo modifique las circunstancias.

 Los obstáculos suponen mucho más que la angustia de separación:

–         Consecuencias e intentos por controlarlos

–         Finanzas

–         Visitas y custodia de los hijos

–          

Estas consecuencias exigen tomar decisiones responsables que son difíciles de tomar cuando alguno de los cónyuges sigue intentando hacer que el otro cambie de opinión o de vengarse.

Lo más crítico consiste en establecer si la separación es inevitable o si existe una posibilidad realista de reconciliación. En esta etapa es posible que el que ya está decidido se sienta amenazado por la posibilidad de una reconciliación.

Es posible que un miembro de la pareja quiera salvar el matrimonio y el otro quiera la separación,  por lo que es común que ocurra un falseamiento o desviación que sólo estanque más la situación.

Revisar el sentimiento de culpa ( encubierto o manifiesto ) que experimentan todos los padres que se divorcian para que estén en posibilidades de velar por las necesidades de sus hijos.

 En los niños de muy corta edad, las señales de alarma incluyen:

–         Dependencia excesiva

–         Regresión y cambios de hábitos de alimentación, sueño e higiene

 En el caso de adolescentes.

–         Acatamiento y transgresión de las reglas

–         Comportamiento y rendimiento escolar bajo o inestable.

–         Relaciones con sus pares ( aislamiento, agresión, provocación)

 Clasificación de las familias que atraviesan crisis de pre-separación:

 1.- Aquellas en que los síntomas aparecen primordialmente en los niños, mientras que los adultos no presentan alteraciones emocionales.

 2.- Las aquejadas por problemas más generalizados, en las que se observan síntomas en los niños y uno o ambos adultos están perturbados. En este tipo de familia, las fronteras entre adultos y niños presentan notables deficiencias, además es posible que los familiares de uno o ambos cónyuges estén enredados en el conflicto.

 La capacidad de los progenitores de tener una visión objetiva de sus hijos durante el proceso de separación constituye una de las características que distinguen el “ divorcio logrado ”

 La relación entre el abogado y su cliente

 A menudo las parejas que han decidido separarse discuten sus problemas como si nadie más estuviese involucrado en su situación.

Algunas parejas sólo salen de la situación de estancamiento si modifican su relación con sus abogados.

Las personas deben tomar sus decisiones responsablemente por sí mismos, de manera que nadie eluda sus responsabilidades con la excusa de que el abogado me dijo que lo hiciera, pero sin que dejen de tener esta dirección profesional, con la conciencia de que el abogado entra en escena en una atmósfera sobrecargada.

 El mensaje final: a lo largo del viaje, el camino será más llano y fácil si cuidan de sus hijos. Escuchar las sugerencias específicas de especialistas dan a entender que los padres pueden hacer muchas cosas y se contrarresta la impresión de que son incompetentes o que carecen de dotes intelectuales o económicas y tienen poco que ofrecer a sus hijos.

Que los padres reconozcan sus propios méritos y recurran a su inventiva, los ayuda a situar su tarea en proporciones realistas, evitando la sensación de agobio

 Requisitos necesarios para lograr un ajuste adecuado:

 –         Si los niños y adultos se han habituado a esquemas de conducta saludables y si ahora que se ha reducido el estrés, emergen recursos que poseen los adultos para el cuidado parental.

 –         Cómo hacen los padres para comunicarse entre sí sobre problemas logísticos ineludibles, concernientes a los hijos.

 –         Si los padres han estructurado un plan de visitas que posibilite a los hijos un fácil acceso al progenitor visitante.

 –         Si los familiares políticos fomentan la armonía familiar respetando los límites, en vez de formar clanes antagónicos e intrusivos.

Si usted tiene cualquier duda, no dude en acudir o comunicarse  a MAYANS & PERFECTO ABOGADOS para una Asesoria y/o Consulta Juridica.

Tel. 664 6830062

Tel. Cel. 044 664 2940750

Nextel. 152*15*2682

Email.  mayansyperfecto@gmail.com    y    mayper@prodigy.net.mx

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s