EL PAPEL DE LOS JUECES TRAS LA REFORMA PENAL

agosto 12, 2009


En Junio del año pasado (2008), de la mano de la reciente reforma al sistema penal, se agrego un parrafo al articulo 21 constitucional: “La imposicion de penas, su modificacion y duracion son propias y exclusivas de la autoridad judicial”. Por otro lado, se modifico el articulo 18 de la constitucion, al hacerle algunas modificaciones, que el propio Dictamen de senadores califico como “cambio de denominacion”. Las variaciones sufridas son muchas pero, sin duda, la que mas ha repercutido es la de la sustitucion de la palabra readaptacion por reinsercion.

El dictamen de senadores es detallado y extenso, enumera y explica las reformas al articulo 18 constitucional, sin embargo, es penoso señalar que no menciona en algun momento el cambio medular: la falta de referencia al sistema penal.

En otras palabras, cuando el nuevo articulo 18 dice: ” Se organizara sobre la base del trabajo, la capacitacion para el mismo, la educacion, la salud y el deporte, como medios para lograr la reinsercion del sentenciado a la sociedad…..”, no define las bases del sistema, ya no habla de el, sino que expresamente menciona el sistema penitenciario. ¿ Cual es la trascendencia de esto?, Enseguida se explicara.

Hasta el dia de hoy, cuando de aplicacion, modificacion y ejecucion de penas se trata, vivimos como sistema una situacion particular. Cuando un sujeto es sometido a proceso penal, es el juez quien desde lo judicial y con criterios normativos valora si existe responsabilidad penal y en su caso individualiza la sancion la sancion que debe cumplir el sujeto en particular.

Ahora bien una vez que el individuo este cumpliendo su sentencia, podria desear una modificacion en la pena, si es fuera el caso , ya no acudira ante el juez, sino ante la autoridad administrativa que esta a cargo del sistema penitenciario  y es esta la que una vez escuchados los informes del Consejo tecnico, decidiria otorgar o no la modificacion solicitada.

La ultima decision, como se destaca, se asume al considerar los informes criminologicos y tecnicos que brinda el Consejo, se valora como se desenvuelve el sujeto dentro de la poblacion carcelaria, si estudia, si es agresivo, si practica algun deporte, entre otras cuestiones. Entonces, si recapitulamos podemos decir que: conforme a la regulacion actual, cuando el individuo en reclusion recibe una pena, el castigo es expresion de un reproche penal, es decir, se aplica porque esa persona no respeto el patrimonio de otra. No obstante, cuando ya ha cunplido parte de su condena, si solicita un beneficio penitenciario, se hacen las valoraciones ya mencionadas y dichos criterios son determinantes para decidir la peticion.

Como se advierte, hasta el dia de hoy, uno es el criterio atravez del cual se aplica la pena (judicial-normativo) y otro con el que se le modifica (criminologico-multidisciplinario), al mismo tiempo , una es la autoridad que interviene en el primer caso (la judicial, a cargo del sistema penal) y otra la que modifica lo que ha impuesto el juez (la administrativa, a cargo del sistema penitenciario).

Lo descrito arriba y anteriormente importa una gran incoherencia sistemica, al mismo tiempo que brinda un mensaje encontrado a la sociedad ¿Cual?, el sistema le aplica la pena porque no respeto el patrimonio, pero se la modifica si trabaja, estudia y demas.

Tras la reforma constitucional a los citados articulos  18 y 21 constitucionales, es eso lo que se pretende cambiar,. Hoy, tanto la aplicacion como la modificacion de las sanciones  se haran bajo la autoridad judicial, aunque eso no solo quiere decir que sera necesario crear los pertinentes jueces de ejecucion  de sentencias, sino que tambien implica que la constitucion mande ejecutar las tres tareas (aplicacion, modificacion y duracion) desee la misma perspectiva normativa judicial. En otras palabras, con el mismo criterio que impongo la pena a un sujeto, voy a valorar si es suceptible de modificacion, en el caso particular. este es un cambio medular.

FUENTE: Revista Defensa Penal, Agosto 2009, Autor: Maria Eloisa Quintero, Pag. 12, 13, 14 y 15.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s