LA PERSONALIDAD DEL ABOGADO

octubre 28, 2009


Muy pocos tienen idea clara de lo que significa ser abogado, cuando menos en su principal acepción, no obstante que el licenciado en derecho tenga un amplio abanico para poder interactuar con dicha profesión.

El sentido mas propio del abogado consiste en aquel que representa y aboga por otro ante los tribunales. También es cierto que el actuar profesional puede extenderse a diversos y múltiples campos de la actividad humana.

 El distinguido abogado F. Lee Bailey, opina en su obra “El Abogado Litigante” que el abogado debe reunir determinadas cualidades que le permitan o que lo distinguen claramente de los demás profesionistas como son su estructura mental, lenguaje, cultura, memoria, entre otras.

Opina que el abogado pueda desempeñar diversas actividades como intérprete de la ley, en la redacción de documentos, conciliador, mediador, árbitro. Sitúa a estos gestores en un plano inferior al abogado litigante, el cual dice, es el que maneja la evidencia a través de la prueba en un proceso jurisdiccional ante un Juez y frente a la contraparte para obtener una resolución en el litigio.

De a cuerdo con el principio de que “el que puede lo más puede lo menos”, el abogado litigante debe estar capacitado para desempeñar las actividades de los gestores, conciliadores, mediadores y árbitros, más no a la inversa, ya que el litigio es en si una especialidad que no todos los licenciados en derecho ejercen.

La razón tal vez sea que se requiere un raciocinio sistematizado en el cual se utilice el silogismo, la lógica, iniciativa, imaginación, sin dejar a un lado la intuición humana; estudios de derecho, leyes, sociología, psicología, entre otros; un conocimiento mas que básico del lenguaje que permita el uso de la propiedad de la palabra a fin de que se expresen las ideas o conceptos de una manera fiel y precisa a fin de evitar equívocos y malas interpretaciones; elementales conocimientos de gramática; etcétera.

Si consideramos que el abogado litigante es en muchos sentidos, productor, director y actor principal de un drama humano en el cual se encuentran en juego circunstancias muy reales, se requiere también que obtenga y fomente algunas habilidades que se adquieren a través de la experiencia y el tesón de la práctica. Recomienda dicho autor que el abogado debiera jugar ajedrez, ya que el juego ciencia o juego de reyes como también se le conoce tiende a entrenar la mente en una lucha de inteligencia con un rival a través de la pelea de dos ejércitos o partes como si fuera un litigio. Todos sabemos que el ajedrez es propio de personas inteligentes con un coeficiente intelectual superior al común ¡he ahí a los grandes maestros del mundo ajedrecístico como Gary Kasparov, Bobby Fischer, Boris Spassky, Paul Morphy, Lasker, Capablanca, y muchos más.

FUENTE: http://www.expresionhispana.com/La%20Laguna/VIDA%20Y%20DERECHO/Ultimo/

Anuncios

La mejor estrategia para trabajar con su abogado dependerá de su situación particular. Sin embargo, aquí hay algunas cosas que hay que tener presentes:

-Asegúrese de que usted y su abogado tienen las mismas metas, y que sus expectativas permanecen reales.

-Asegúrese de entender y estar de acuerdo con el estilo de trabajar del abogado. Usted estará trabajando con él estrechamente hasta que su caso concluya.

-Asegúrese de tener una imagen clara de aproximadamente cuánto tiempo llevará su caso, cuándo puede esperar desarrollos significativos, así como cuándo y con que frecuencia el abogado intentará contactarlo a usted para actualizarlo.

-Asegúrese de proporcionar al abogado toda la información y los documentos necesarios para comprender y preparar apropiadamente su caso.

-Asegúrese de proporcionar información acerca de cualquier nuevo desarrollo que tenga lugar en su caso, aun cuando usted piense que pueda ser dañino para usted o usted crea que no es importante. Puede ser importante para su abogado.

-Asegúrese de comprender y acordar las prácticas de cobro del abogado incluyendo que tipo de honorarios estará usted pagando (honorarios fijos, por hora, retenidos, contingentes o estatutarios) y qué costos adicionales anticipa que usted deberá pagar.

-Asegúrese de contactar a su abogado a la brevedad si existen cuestiones o preocupaciones acerca de su asunto legal, oír las respuestas, y si es necesario actuar de conformidad. Ello ayudará a su abogado a preparar mejor su caso y posiblemente alcanzar mejores y más rápidos resultados.

EL ABOGADO

octubre 26, 2009


“El mejor abogado es el que evita conflictos”

Asi es que acuda con un Abogado a la menor indicacion de que un problema pueda convertirse en algo legal


Nunca habia comentado en este Blog que uno de mis mayores hobbies es la lectura y el autor del cual he leido la mayoria de sus libros por obvias razones es John Grisham, es un escritor conocido por sus thrillers judiciales, aqui les dejo una reseña de sus libros, haciendo mencion que su gran mayoria son de ficcion legal y unos pocos son sobre temas diversos, aqui les dejo una reseña de sus libros, espero lean alguna y veran que se apasionaran con la lectura que no podran dejar el libro y cuando lo acaben van a querer leer el y el que sigue y asi sucesivamente.

Libros de ficción legal

  • Tiempo de matar (A Time to Kill, 1989). En una tranquila localidad sureña de Mississippi dos jóvenes borrachos violan salvajemente a una niña negra de 10 años. La mayoría blanca de la ciudad se muestra horrorizada ante tan atroz crimen, hasta que Carl Lee, el padre de Tonya, armado con un rifle de asalto, decide tomarse la justicia por su cuenta y mata a los violadores de su hija. Durante diez días, mientras la tensión va creciendo y reaparecen en las calles de Clanton las cruces ardiendo del Ku Klux Klan, Jake Brigance, un joven abogado blanco, y su ayudante Ellen Roark, harán todo lo posible para salvar la vida de Carl Lee, mientras trata de no perder su propia vida.
  • La tapadera (The Firm, 1991). Tras salir de la universidad de Derecho de Harvard con un extraordinario expediente, se abre ante Mitchel McDeere un futuro inmejorable, en donde los mejores bufetes de Estados Unidos se rifan su contratación. Finalmente elige uno de los más respetados. Nada firmar su contrato el bufete le entrega a él y a su mujer una estupenda casa, un BMW y carnets para acceder a los mejores clubs privados de golf de la ciudad. Sin embargo, nada es lo que parece en el interior de ese bufete, y el FBI los investiga en secreto por blanqueo de dinero. Mitch deberá decidir entre continuar con su prometedora carrera o traicionar a los amigos de su bufete.
  • El informe pelícano (The Pelican Brief, 1992). Darby Shaw intenta resolver el misterio de las muertes de dos jueces de la Corte Suprema, uno liberal y el otro conservador.
  • El cliente (The Client, 1993). Mark Sway, de once años, sabe quién mató a un senador de Estados Unidos, pero teme que los asesinos quieran matarlo a él.
  • Cámara de gas (The Chamber, 1994). Adam Hall intenta que se conmute la pena de muerte a su abuelo, quien puso una bomba en la oficina de un abogado judío.
  • Legítima defensa (The Rainmaker, 1995). Rudy Baylor toma un caso contra una enorme compañía aseguradora que se negó a salvar la vida de un hombre. El único problema es que no tiene ninguna experiencia.
  • El jurado (The Runaway Jury, 1996). El abogado defensor Rankin Fitch intenta manipular el veredicto de un jurado contra una gran compañía tabacalera.
  • El socio (The Partner, 1997). El socio de una firma de abogados simula su muerte y roba noventa millones de dólares. Luego, huye a Brasil.
  • Causa justa (The Street Lawyer, 1998). Michael Brock deja su flagrante carrera en un prestigioso bufete de Washington para trabajar como abogado de los sin techo.
  • El Testamento (The Testament, 1999). Un multimillonario hombre de negocios deja a todos sin herencia excepto a su misteriosa hija ilegítima.
  • La hermandad (The Brethren, 2000). Tres ex jueces presos forman una hermandad que se sale de control y amenaza directamente la seguridad nacional.
  • La citación (The Summons, 2002). Un juez moribundo convoca a sus hijos. Uno de ellos encuentra una fortuna escondida de su padre.
  • El rey de los pleitos (The King of Torts, 2003). El abogado J. Clay Carter acepta un caso que lo lleva dentro del oscuro mundo de una compañía farmacéutica. Se vuelve rico, y con ello llegan muchos problemas.
  • El último jurado (The Last Juror, 2004). En los comienzos de la década del 70, recién salido de la Universidad, Willie Traynor compra un periódico semanal en Ford County. Su vida se enreda con el mayor caso de su época en el área y con la gente más afectada por éste.
  • El intermediario (The Broker, 2005). Joel Backman es liberado antes de tiempo por un indulto presidencial. Es llevado a Italia para que inicie una nueva vida, argumentando que su vida correría peligro en Estados Unidos. Sin embargo, sospecha que algo se esconde detrás de todo.
  • La Apelación (The Appeal, 2008). Una gran empresa química es condenada por contaminar el agua de toda una ciudad y provocar un gran aumento de casos de cáncer entre la población. La multa es altísima, más de lo que esperaban, pero eso es sólo el principio.
  • La trampa (The Associate, 2009). Un joven abogado, licenciado de la Universidad de Yale, se ve presionado a aceptar un puesto en un importante bufete y es chantajeado para entregar información privilegiada sobre una demanda multimillonaria.
  • Ford County (Ford County, 2009). Próximamente (a la venta en Estados Unidos en octubre de 2009).

 Libros de ficción no legal

  • La granja (A Painted House, 2001). El autor, evocando su infancia en la década de los cincuenta en Arkansas, traslada en esta novela la tensión de sus thrillers al ámbito rural. Luke Chandler, un niño de siete años, nos ofrece a través de sus ojos el destino de Black Oak. Su familia, al inicio de la temporada de la recolección del algodón, contrata y reúne en esta pequeña comunidad rural a gente de orígenes muy dispares, como mexicanos y temporeros, que trabajan a merced de un tiempo inclemente. Las duras condiciones sumadas a las diferencias entre ellos acabarán por hacer la convivencia imposible, y la tensión y las rencillas dejarán paso a los enfrentamientos violentos. Luke, testigo involuntario de los hechos, no podrá evitar que él y su familia se vean involucrados, amenazando no sólo con arruinar la cosecha sino también sus vidas.
  • Una Navidad diferente (Skipping Christmas, 2001). El matrimonio de Luther y Nora Krank tiene planeado, por primera vez en su vida, no celebrar la Navidad, es decir, no preparar fiestas, ni comidas ni darse regalos, pero nada saldrá como han previsto. La película “Christmas With the Kranks” estuvo inspirada en este libro.
  • El último partido (Bleachers, 2003). Tras quince años de ausencia lejos de su pueblo natal, Neely Crenshaw, el mejor quarterback que haya jugado con los Spartans de Messina, el equipo de su instituto, regresa para acompañar en su batalla contra una enfermedad terminal a su antiguo entrenador, Eddie Rake, el hombre que convirtió a este pequeño equipo en una leyenda imbatible del fútbol americano. Nelly y sus compañeros recuerdan los viejos partidos, reviven glorias pasadas, e intentan decidir de una vez por todas qué opinión les merece su entrenador, si le quieren o le odian, pues aunque les aportó gloria y triunfos también les llevó al límite tanto en lo físico como en lo personal. Neely Crenshaw, a su vez, lucha por reconciliarse con su entrenador, con sus sueños de una carrera fulgurante en la NFL y con las decisiones que tomó de joven.
  • El Profesional (Playing for Pizza, 2007). Narra la historia de Rick Dockery, un jugador de fútbol americano que, tras fracasar con su último equipo, los Cleveland Browns, junto con un problema legal debido a un pleito de paternidad, y cansado de buscar oportunidades en la liga de fútbol americano, decide marcharse a Italia para jugar en un equipo semi-profesional, las Panteras de Parma. Esta historia implica el viaje de un hombre a un país del que no conoce nada, y con un pasado egoista, a encontrarse con sus verdaderos deseos y a volver a sentir la pasión hacia el deporte que ama.

 Libros de no ficción

  • El Proyecto Williamson (The Innocent Man: Murder and Injustice in a Small Town, 2006). Basándose en la historia real del ex jugador de béisbol, Ronald Keith Williamson, John Grisham se adentra en la vida de este hombre condenado injustamente a la pena de muerte, por el asesinato de una mujer, en un pequeño pueblo de Oklahoma. Tras doce años de prisión, sus abogados lograron demostrar su inocencia cinco días antes de la fecha en que debía ser ajusticiado.

AQUI LES DEJO EL LINK DE LA WEB DE JOHN GRISHAM http://www.jgrisham.com/


 Esto que leeran a continuacion lo encontre navegando por Internet y se me hizo bastante interesante ya que habla acerca del futuro abogado y las nuevas competencias o areas en las cuales debemos irnos capacitando y actualizando para no quedarnos practicamente anticuados y en el olvido, aqui se los dejo tal cual lo encontre:ordinaria; y que los acuerdos globales sean la plataforma del desarrollo nacional que no se desentiende del resto del mundo.

“La historia del Derecho es milenaria y sus orígenes se confunden con los propios orígenes de las sociedades primitivas, pero el abogado de antaño no es el mismo de ahora o, mejor dicho, no debe serlo. En efecto, el profesional jurídico del mundo contemporáneo, inserto en el siglo XXI, requiere contar con nuevas competencias que le permitan actuar con solvencia. Esto supone, en general, una sólida formación de base jurídica y alcance multidisciplinario, con vocación internacional, apoyada en el uso de las tecnologías de información, complementada con un exigente entrenamiento y reentrenamiento, que persiga objetivos por resultados y que propicie las soluciones concertadas antes que el enfrentamiento.

Los desafíos del presente determinan un accionar intenso en lo referido al desenvolvimiento de los abogados frente a nuevos y cada vez mayores requerimientos de una sociedad abierta, compleja y dinámica.

La sólida formación de base jurídica supone contar con una primigenia cultura humanística y el conocimiento de las múltiples materias jurídicas: desde las más tradicionales (Derecho Civil, Derecho Penal y Derecho Laboral) hasta las más modernas (Derecho Genético, Derecho Ecológico y Derecho Informático). Empero, esa formación exige un alcance multidisciplinario que se introduzca en cuestiones científicas (el desarrollo del ADN), empresariales (los conglomerados corporativos), tecnológicas (la firma digital), ambientales (los relaves de las mineras), financieras (las estructuraciones de operaciones bancarias), industriales (los mercados relevantes) y hasta éticas (la responsabilidad social).

 Por su parte, la vocación internacional obedece al fenómeno de la globalización que ya alcanzó al Derecho y que ha desdibujado las fronteras entre los países a partir de la revolución del conocimiento (know-how), todo lo cual empieza a delinear los contornos de un novísimo Derecho Global que, superando las iniciales dificultades forjadas por las diferencias de los sistemas jurídicos y de las legislaciones nacionales entre sí, procura construir una nueva visión del Derecho a partir de principios fundamentales. La internacionalización de la abogacía amerita que los estudios de abogados se expandan en el mercado a través de subsidiarias, sucursales o franquiciados; que los profesionales se integren en redes y establezcan acuerdos de colaboración o alianzas estratégicas; que los contratos-tipo y las leyes-modelo se impongan como regla

 

 El uso de las tecnologías de la información resulta imprescindible en el contexto “maximización de beneficios/minimización de costos” para el acopio de información (los soportes de información legal), el procesamiento de datos (las bases de datos), la gestión de los estudios de abogados (el management jurídico), la interacción entre los profesionales y entre éstos y sus clientes (el Messenger), la comunicación en tiempo real (la videoconferencia y el Skype), el marketing corporativo (los banners) y la seguridad contra el ataque informático (los hackers), entre otras cuestiones.

Asimismo, el entrenamiento persigue volcar en la práctica la teoría, combinando el conocimiento académico con la puesta en práctica de dichos conocimientos, lo cual trae consigo varias competencias como razonamiento, síntesis, argumentación, comunicación y retroalimentación. Pero ese entrenamiento, adquirido quizás en las primeras prácticas pre-profesionales de los alumnos de Derecho, exige su réplica constante a través del reentrenamiento del abogado que le permita mantener el ritmo vertiginoso de los cambios que día a día van sucediéndose en el mundo.

Los objetivos por resultados constituyen la técnica de medición del trabajo en el actual escenario donde se procura la eficiencia y la cuantificación de dicho trabajo. No tiene sentido mantener la antigua estrategia (si es que acaso lo era) de utilizar artilugios legales tendientes a afectar la celeridad de los procesos judiciales, como tampoco engrosar los informes legales con opiniones dogmáticas alejadas completamente de las expectativas del cliente. Esto trae consigo, a su vez y en orden a la justicia, la máxima valoración del tiempo del abogado cuyos honorarios profesionales ahora se calculan por hora trabajada.

Finalmente, las soluciones concertadas antes que el enfrentamiento suponen otra nueva competencia del profesional jurídico. El Derecho, desde siempre, ha perseguido como finalidad la solución de las controversias, pero tradicionalmente los abogados se han caracterizado por actuar -lamentablemente- como “pica-pleitos” que agudizan la controversia en vez de solucionarla. Eso va abandonándose cada vez más en un contexto en el cual el juicio (donde sólo gana uno) es una alternativa poco atractiva que se ve superada por la mediación, la conciliación y el arbitraje (donde ganan todos).

Encontramos pues en las líneas precedentes las nuevas competencias del abogado que hoy en día deben forjarse desde las aulas universitarias. Nada se logra con opiniones pesimistas que sólo critican la realidad de la profesión, que lamentan la pobre educación legal y que enfrentan el crecimiento número de abogados, pero que mantienen el statu quo sin ofrecer soluciones concretas: cubramos las exigencias del mercado y atendamos la demanda del mismo; sólo así los abogados seremos partícipes de nuestro propio presente y tenderemos las líneas que nos guiarán hacia el futuro.”

Catedrático en la Universidad de Lima , Pontificia Universidad Católica del Perú, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas y Academia de la Magistratura. Página Web: http://www.echaiz.com. Correo Electrónico: daniel@echaiz.com.
 Por: Daniel Echaiz Moreno

 Fuente: http://www.justiciayderecho.org/revista1/articulos/Las%20nuevas%20competencias%20del%20abogado%20del%20futuro%20-%20Daniel%20Echaiz.pdf


“El derecho es para más de la mitad de los juristas como el ajedrez, y el ajedrez es, para todos los ajedrecistas profesionales, sin más, “la vida misma”, por lo que podemos concatenar y decir, “el derecho es la vida misma”


Aquí les doy la lista de cinco producciones cinematográficas, donde la profesión de abogado está en el centro de la trama (no están mencionadas en orden de importancia, ni mucho menos):

1. The Firm (o La tapadera): Protagonizada por Tom Cruise, narra la historia de un joven abogado que entra a trabajar con un bufete bastante corrupto. Una historia de tensión, de suspenso. Basada en la novela de John Grisham.

2. El abogado del diablo: Protagonizada por Keanu Reeves y Al Pacino. Un abogado que nunca ha perdido un caso es contratado por otro bufete de abogados corrupto, sin embargo, la cosa se pone medio de ciencia ficción y se pierde cierta realidad, también aparece Charlize Theron.

3. Michael Clayton: Con George Clooney. Narra la batalla de unos abogados por desenmascarar la verdad de una compañía que hace maldades contra el ambiente y la salud. Plantea un dilema ético interesante. Nominada al Oscar como mejor película.

4. Legalmente rubia: Con Reese Witherspoon. Una niña bien de California decide estudiar en la escuela de leyes de Harvard para impresionar a su ex novio. Una cinta ligera sin pretensiones que sólo busca hacer reír al espectador.

5. Filadelfia: Con Tom Hanks. Un abogado contrae el virus VIH, y el bufete de abogados con el que trabaja decide discriminarlo por esta razón. Una cinta épica, y un clásico de Hollywood.

http://juridicofbermudezg.blogspot.com/2009/09/cinco-peliculas-sobre-abogados.html


El rápido desarrollo de nuevas regulaciones y criterios ambientales en México obliga a que las empresas consideren como una necesidad el contratar los servicios de abogados dedicados al ejercicio del derecho ambiental. Lejos de ser un servicio más, la asesoría legal ambiental se convierte cada día en algo prioritario y, lo central ahora, consiste en solucionar cualquier problema de contaminación.


En promedio, 8 de cada 10 mexicanos mueren sin dejar testamento. Desafortunadamente, un familiar intestado hereda una larga lista de problemas a sus seres queridos, ya que tendrán que invertir tiempo y dinero en juicios y vivir un gran desgaste emocional. Por eso, no pierdas más tu tiempo y ve con tu Abogado a hacer tu testamento y asegúrate de evitarle problemas a tus familiares.


En general, el concepto que se ha mantenido siempre de los profesionales del Derecho, los abogados, ha sido el de unas personas a las que se acudía cuando ya teníamos un problema o conflicto, normalmente grave, y que en la mayoría de las veces creíamos irresoluble extrajudicialmente o que, realmente y por razón de la materia, como por ejemplo ser de la esfera de lo penal, tenía que ser tratado en la vía judicial, en este caso, penal.

Solo una minoría de personas conciben los servicios del abogado desde una visión más amplia, viéndolos desde un punto de vista de asesoramiento jurídico, más o menos periódico, en su vida cotidiana y a la hora de tomar decisiones.

Estas personas ven en el abogado a un asesor que valorará, desde la perspectiva jurídica, las ventajas y desventajas derivadas de la toma de esa futura decisión, y le aconsejará en la forma y condiciones en que la tiene que afrontar siempre, desde la salvaguarda de derechos y/o en beneficio de sus propios intereses. De esta forma, estarán seguros de que esa nueva obligación que asumirá lo hará con la tranquilidad de que no le supondrá merma en sus derechos y/o intereses, que de no contar con dicho asesoramiento podría tener más adelante.

En la mayoría de los casos, suelen tener a un abogado a lo largo de toda su vida, o casi siempre acuden al mismo bufete. Esto es muy importante ya que con el paso del tiempo, el cliente depositará en ese profesional una total confianza, se sentirá protegido ante cualquier situación que se le pueda plantear y contará con el asesoramiento jurídico” ideal” ya que pasará a ser su abogado, esa persona de confianza, leal y honesta, que le conoce a fondo , que conoce en profundidad su parcela de realidad,y que está, mejor que nadie, en disposición de defender sus derechos y salvaguardar sus intereses, a través de ese asesoramiento periódico, y en todos los pasos que de en cuanto a la asunción de obligaciones ya sean personales como profesionales, no olvidando que, además, el abogado se debe a un estricto secreto profesional en todo lo referente a su relación con el cliente y a la información que recibe de éste.

Es muy importante que, al igual que acudimos a un médico, no sólo cuando estamos enfermos, sino para prevenir enfermedades futuras, entendamos que el abogado realiza una función similar en el ámbito jurídico. Por ello, debemos acudir a un abogado, no sólo cuando creamos que ya no hay más remedio dada la compleja situación a la que hemos llegado en el devenir de cualquier tipo de conflicto o problema, sino que debemos de acudir a él cuando decidamos dar un paso en la vida que nos comportará asumir nuevas obligaciones, nuevos retos económicos y/o personales y que pueden suponer una puesta en peligro de nuestros propios intereses y derechos a corto, medio o largo plazo.

Escoger a un abogado y que sea desde ese momento y en adelante, “nuestro abogado asesor y defensor” cuesta mucho menos de lo que pensamos, si sabemos que contamos con que nuestros derechos estarán siempre protegidos y defendidos, y que nuestro patrimonio estará, desde el principio de cualquier obligación que asumamos, protegido frente a las vicisitudes que nos podámos encontrar en la vida.

El carácter económico que tiene la cuota u honorario cada vez que paguemos a nuestro abogado será el mismo que el de “INVERSIÓN”, y el de la tranquilidad de tener una persona de confianza que siempre mirará por el bien de nuestros derechos, patrimonio e intereses frente a terceros.

 Desde aquí le animo con un conocido slogan a que ”ponga un abogado en su vida”, y será una de las mejores elecciones que haya podido hacer.

Para cualquier Asesoria y/o Consulta Juridica respecto del tema antes mencionado no dude en comunicarse a MAYANS & PERFECTO ABOGADOS

Tel/Fax 664 6830062

Tel. Cel. 044664 2940750

Nextel. 152*15*2682

Email.  mayansyperfecto@gmail.com ,   mayper@prodigy.net.mx 

Lic. Alejandra Perfecto Ruiz

Lic. Mario Alfonso Mayans Olachea