• Debe ser un negocio exitoso. El primer elemento para pensar en crear, y posteriormente comercializar una franquicia es que realmente el negocio tenga una demanda comercial. En este sentido, a nadie le interesará un negocio que comercialmente no es rentable.
  • Debe tener registrada la marca en México. No puede constituir una franquicia sin tener la exclusividad de la marca que distingue el producto o servicio ante el público. En este sentido, si aún no registra la marca, verifique que se encuentre disponible y no registrada por otra persona.
  • Debe realizar un manual de operaciones. Es decir, detallar paso por paso el día a día de su negocio, para que el comprador pueda imitar los procesos. Tal manual debe prever todas las situaciones problemáticas que puede enfrentar el negocio y su solución.
  • Debe unificar sus sistemas operativos, administrativos y comerciales para que los terceros que compren la franquicia sigan los mismos procedimientos de su negocio. Recuerde que una de las principales características de la franquicia es su uniformidad.
  • Debe avisar con 30 días de anticipación al comprador los detalles y características de la franquicia. Es importante cumplir con este requisito, pues la Ley de la Propiedad Industrial señala que su incumplimiento puede acarrear la nulidad del contrato de franquicia y el pago de los daños causados al franquiciatario o comprador.
  • Celebre por separado los contratos de confidencialidad, capacitación y vigilancia, y en general cualquier otro cuyo contenido no quiera que sea conocido por el público al momento de inscribir la franquicia.
  • Inscriba el contrato de licencia de uso de marcas para que el uso del franquiciatario se considere realizado por usted.
  • Pacte las regalías claramente. Especifique si el porcentaje que le pagarán será antes o después de los gastos, impuestos, etc.
  • Señale un porcentaje del pago de regalías para publicitar la franquicia.
  • recuerde, no deje de supervisar a su franquiciatario para que cumpla con la calidad y servicio que ha hecho de su negocio un éxito.

FUENTE: http://www.liderempresarial.com/num172/11.php

Anuncios

Ante el creciente número de deudores bancarios y la imposibilidad de muchos para cubrir sus deudas, varios de ustedes se han preguntado si el derecho a cobrar una deudas prescribe o no. Afortunadamente para todos, no existen las deudas eternas. Todas las deudas, cualquiera que sea su clase, prescriben, o mejor dicho, prescribe el derecho de los acreedores para cobrarla.

Dicha cuestión encuentra su primer fundamento en un principio jurídico de suma importancia, el cual es universalmente reconocido: la seguridad jurídica. Conforme a este principio, todos tenemos el derecho irrenunciable de conocer lo que las leyes prevén como permitido o prohibido para los gobernados, las autoridades y sus recíprocas relaciones. De esta forma, la ley establece un periodo de tiempo para el ejercicio de nuestros derechos, en aras de evitar que las personas vivan con incertidumbre respecto de sus respectivos derechos y obligaciones.

Así las cosas, existe un término establecido en la ley para la prescripción de las deudas. La prescripción de una deuda consiste en la pérdida del derecho del acreedor para cobrarla. En esta ocasión, nos referiremos a las deudas bancarias en general.

Todas las operaciones que realizan las instituciones de crédito se reputan (esto es se juzgan o hacen concepto del estado o calidad de alguien o algo) en derecho como actos de comercio y, por tanto, se rigen por las leyes mercantiles. No importa si el deudor no es un comerciante, estará sujeto, por regla general, al derecho mercantil. De esta forma, podemos afirmar que una deuda bancaria se rige, generalmente, por las leyes mercantiles.

Las operaciones bancarias, en lo general, están sujetas a la prescripción ordinaria mercantil. Conforme al Código de Comercio, en sus artículos 1038 a 1048, la prescripción opera en el término de diez años, siempre que no exista ningún hecho que la interrumpa. Esto quiere decir que, después de una década contada a partir de que el deudor incurrió en mora en un crédito determinado, la deuda prescribirá y no podrá ser legalmente cobrada por el acreedor.

Por ejemplo, si un tarjetahabiente debió cubrir el pago mínimo de su tarjeta de crédito el 1 de enero de 2009 y no lo hizo, incurriendo en mora respecto de la totalidad de su crédito, la deuda de su tarjeta de crédito prescribirá el último segundo del 31 de diciembre de 2018.

El término de la prescripción puede interrumpirse bajo ciertos hechos, a saber:

1. Cuando el acreedor presenta su demanda reclamando el pago del adeudo.

Esto significa que, para que se interrumpa la prescripción de la deuda, el acreedor debe interponer su demanda ante un juez competente. No basta que el acreedor presente una demanda cualquiera, pues debe hacerlo con los requisitos que la ley señala. De esta forma, si la demanda no es admitida, es desechada o caduca el proceso, no se interrumpirá la prescripción.

2. Cuando exista una interpelación judicial hecha al deudor.

La interpelación significa el requerimiento que el acreedor hace al deudor para que cumpla con sus obligaciones. Nótese que dicha interpelación tiene que ser hecha a través de la autoridad judicial. Las cartas, notificaciones simples o llamadas telefónicas de las empresas de cobranza nunca interrumpen la prescripción de la deuda, al tratarse de gestiones extrajudiciales de cobro.

3. Por el reconocimiento de las obligaciones.

El término para la prescripción inicia de nueva cuenta a partir del día de que el deudor hubiese reconocido la existencia del adeudo a su cargo. Este tipo de reconocimiento suelen hacerlo los deudores cuando son requeridos de pago por la autoridad judicial, ante un fedatario público o ante dos testigos (lo cual deberá  probarlo el acreedor, en su caso). También puede suceder que el deudor reconozca el adeudo por escrito ante el acreedor. Otra forma común de reconocer un crédito es efectuar pagos a cuenta del mismo. En todo caso, el reconocimiento del adeudo no debe dejar lugar a dudas sobre su alcance.

4. Por la renovación del documento en que se funde el derecho del acreedor.

El término para la prescripción inicia de nueva cuenta a partir de la fecha del nuevo documento, pero si existe prórroga en el vencimiento de la deuda, comenzará a contarse a partir de que venza ésta. Una forma común de interrumpir la prescripción es la reestructuración de adeudos o la celebración de convenios de pago con el acreedor.

Cuando existe una cesión de deudas, es decir, cuando el acreedor fue sustituido por otro (por ejemplo, cuando un banco vendió su cartera), la prescripción se computa conforme a las reglas antes señaladas, como si el cambio de acreedor no hubiese existido.

Por regla general, los acreedores tratarán por todos los medios de no permitir la prescripción de las deudas existentes a su favor. Esto es muy natural, pero no quiere decir que nunca ocurra. Es común que los bancos dejen prescribir las deudas cuando el costo de la cobranza pueda ser mayor a la cantidad que espera recuperarse o cuando de antemano se tenga la certeza de que no existen bienes del deudor para garantizar el pago de la deuda.

Aún cuando las deudas prescriben, no es recomendable que un deudor mantenga la totalidad de sus esperanzas en que el acreedor no iniciará alguna acción judicial en su contra. Una demanda presentada en el último minuto del término de los diez años podría interrumpir la prescripción.

También existen casos en que el acreedor presenta una demanda aún cuando ya exista prescripción de la deuda. Si esto ocurre, será el propio deudor quien deba alegar ante el juez la prescripción del derecho del acreedor a cobrar la deuda, lo que se hace generalmente al contestar la demanda en el juicio de que se trate.

Una vez prescrita una deuda o declarada la prescripción, el deudor queda liberado de su pago.

FUENTE: http://www.cnnexpansion.com/opinion/2009/08/05/existen-las-deudas-eternas….Por: Carlos E. Odriozola Mariscal*

Si usted tiene cualquier duda, no dude en acudir o comunicarse  a MAYANS & PERFECTO ABOGADOS para una Asesoria y/o Consulta Juridica.

Tel. 664 6830062

Tel. Cel. 044 664 2940750

Nextel. 152*15*2682

Email.  mayansyperfecto@gmail.com    y    mayper@prodigy.net.mx


El “Derecho Corporativo” es la rama del “Derecho Mercantil” que regula a las sociedades comerciales y el comportamiento de éstas frente a los demás agentes económicos. Dentro de nuestra firma el manejo de este tipo de negocios es de gran inportancia en su manejo, gestión y ejecución.  De la misma forma, el “Derecho Corporativo” es uno de los puntos claves para las empresas que requieren, técnicamente hablando, de una “reingeniería”, ya que consolida una mayor solidez y mejor funcionamiento interno, abriendo nuevas y mejores posibilidades de crecimiento y una mejor posición dentro del mercado.

CLASIFICACIÓN DE SERVICIOS

* * Constitución de sociedades civiles y mercantiles. Concentraciones, fusiones y transformaciones; así como disolución y liquidación de empresas.

* Asesoría, elaboración y seguimiento de Asambleas de socios, sus actas respectivas, así como de las Juntas de Consejo. Elaboración, revisión y asesoría en materia de contratos. Laborales. Civiles. Mercantiles. De Comercio Exterior

* Propiedad Industrial e Intelectual.

 * Elaboración de Títulos de Crédito.

* Relaciones laborales y comerciales internacionales.

* Relaciones y Tratados Internacionales.

* Relaciones Comerciales.

* Asesoría, relación y seguimiento de las demás líneas de trabajo de la Firma.

Si usted tiene cualquier duda, no dude en acudir o comunicarse  a MAYANS & PERFECTO ABOGADOS para una Asesoria y/o Consulta Juridica.

Tel. 664 6830062

Tel. Cel. 044 664 2940750

Nextel. 152*15*2682

Email.  mayansyperfecto@gmail.com    y    mayper@prodigy.net.mx